Compartir

Piragüismo en Cataluña

 Piraguismo en catalunya. Descubre el Parc Olimpic del Segre.
Parque Olímpico del Segre. Fotografía: Victor Vic
Una manera cada vez más popular de hacer deporte o disfrutar de la naturaleza es el piragüismo. Es un deporte acuático que se realiza utilizando una pequeña embarcación ligera y propulsarla con la ayuda de una pala. Existen diferentes modalidades que difieren según el número de personas que impulsan la embarcación (una, dos o cuatro) o de la superficie sobre la que se realiza la actividad (río, lago, canal artificial, el mar). Las embarcaciones más comunes que se utilizan son el kayak, propulsado por una pala de doble hoja, y la canoa, propulsada normalmente por una pala de una sola hoja. Tanto el interior como las costas de Cataluña ofrecen condiciones necesarias para practicar el piragüismo.
Los amantes de las emociones fuertes pueden practicar piragüismo de aguas bravas. El río Noguera Pallaresa es la cuna de los deportes de aguas bravas en Cataluña y uno los mejores ríos en Europa para practicarlos, sobretodo en primavera y verano. Otros ríos favorables son el Noguera Ribagorçana, Garona y Segre. El Parque Olímpico del Segre, en La Seu d'Urgell, tiene un canal largo de 500m que permite disfrutar del piragüismo de aguas bravas durante todo el año.
Si por el contrario se prefiere disfrutar de un agradable paseo y hacer turismo, el piragüismo sobre aguas tranquilas es la solucion perfecta. En el lago de Banyoles encontramos las características idóneas para la práctica del kayak. El Canal Olímpico de Catalunya, en Castelldefels, construido para la celebración de las pruebas de piragüismo de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992, tiene unas dimensiones considerables y puede satisfacer las necesidades de todos los deportistas, amateurs y profesionales. El Parque Olímpico del Segre cuenta tambíen con un canal de aguas tranquilas, de 800 m de largo.
Navegar con kayak o canoe es una de la mejores maneras de aproximarse a la naturaleza. Sólo así es posible acercarse a los espacios naturales poco accesibles con otro medio, como algunas calas aisladas o la Cueva de Gispert, en la Costa Brava. El descenso turístico del río Ebro es una experiencia singular que permite descubrir rincones sorprendentes como el espectacular meandro de Flix o la salida al mar, en el Delta del Ebro.